X

Mono No Aware

la artillería descargó un cañonazo sobre el mar.

por lo demás
todo era silencio.
las calles desconocían el tránsito
de humanos que
hasta hacía poco
pululaban,
frenéticos,
azarosos y alborotados.
el estruendo de la artillería
retumbaba
en busca de algo, de alguien,
que atara cabos.
que hiciera sentido.

nadie ataba cabos.
nadie hacía sentido.

la artillería descargó un cañonazo sobre el mar.

desde la playa contemplamos,
confundidos.
nos miramos entre nosotros
buscando respuestas. sin decir nada.
mirándonos a los ojos
sin decir nada.

yo también lo extraño.
yo también estoy perdido.
yo también me desarmo,
me sigo desarmando,
cuando pienso en los últimos días.
en el silencio atravesado
por los lamentos
de dolor, de impaciencia, de frustración.

¡me quiero ir!
ya me quiero ir.
por qué no me dejan irme.

la artillería descargó un cañonazo sobre el mar.

yo no soy una persona fuerte.
yo no soy una persona.
yo no soy.
yo no.
yo.

me quiero ir
pero no puedo.
no hay a dónde. no hay cómo.
las calles solo son silencio,
solo retumban de nostalgia.
todo esto te gustaría.
todo esto serían historias.
todo está hecho de historias.

yo estoy hecho de historias.
yo estoy hecho.
yo estoy.
yo.

se tenía que hacer.
y se hizo.

la artillería descargó un cañonazo sobre el mar.

nos retumbó en los oídos
como el peso de la segunda persona.
no estoy solo
pero se siente
porque algo falta, algo no está
y algo no va a estar.

nos miramos sin saber qué decir.
nos tomamos de la mano
pero una mano falta. no está.
no va a estar.
este es el mundo hoy.
está incompleto. algo le falta.
algo no está.

me quiero ir.
pero no puedo.
me quiero ir,
pero no puedo.

la artillería descargó un cañonazo sobre el mar.

creo que entiendo,
creo que intuyo
lo que estoy haciendo.
hay una playa. hay calles. hay una batería.
yo las he puesto todas ahí.
yo nos he traído aquí hoy.
creo que entiendo.
yo he creado todo esto.
para poder ir a alguna parte,
para poder salir.
porque pienso que esto te gustaría
(el peso de la segunda persona).
porque pienso que lo harías historia
como a mí me hiciste historia,
como a mí me escribiste.

creo que entiendo que
por eso tengo miedo.
por eso he venido aquí.

la artillería descargó un cañonazo sobre el mar.

este es el mundo hoy, incompleto,
extraño y hostil.
un mundo que trata de matarnos
y nos escondemos como mejor podemos,
nos parapetamos como mejor podemos,
aunque podemos poco.
las calles están pobladas de espectros,
invencibles e imperturbables,
inclementes e indiferentes,
inexpugnables e irreprimibles.

¿será que hemos de caer ante los espectros?
mucho caerán. ya no estarán.
faltará algo.
este es el mundo hoy, incompleto
y completamente sobrecogido
por espectros
que lo impregnan todo.
que se lo llevan todo.

la artillería descargó un cañonazo sobre el mar.

yo he creado todo esto
para poder salir.
para poder volverme loco
sin que nadie se dé cuenta.
para poder recordar,
poder hacer memoria
sin que la memoria me haga a mí.
sin que me vuelva memoria.
para poder esconderme
del peso de la segunda persona.

he esperado este momento.
he escapado a este momento.
gritaba, desde el cuaderno,
desde una noche en que intenté perderme
entre el cinismo y el epicureanismo
y el estoicismo
por si algo, ¡algo!
pudiera poner las cosas en su sitio.
algo. algo como lo que falta.

la artillería descargó un cañonazo sobre el mar.

era de noche y todo estaba en silencio.
como ahora. como ahora siempre.
como ahora siempre nada
está en su sitio.

era de día y todo estaba en silencio.
como ahora siempre.
y hablamos del miedo y de la curiosidad
y del arrepentimiento y de la futilidad
y de la valentía
y de los pendientes
y de su irrelevancia.

era de noche y todo estaba en silencio.
todo estaba lleno de pendientes.
todos eran irrelevantes.

solo quedaron historias.

la artillería descargó un cañonazo sobre el mar.

no tengo claro a dónde nos lleva esto.
nosotros se ha vuelto otro,
algo distinto.
en la playa, no nos miramos.
escapamos
del peso de la segunda persona.
pero ahí estamos.
no solos, y aún así,
algo falta.
algo siempre falta. ahora. falta.
falta falta falta
F A L T A
algo falta, siempre, falta.
este es el mundo hoy, incompleto.

¡me quiero ir!
ya me quiero ir.
¿por qué no me dejan irme?
¿por qué
pesa tanto
la segunda persona?

la artillería descargó un cañonazo sobre el mar.

el cañonazo lo partió todo
y surcó los cielos
en el más ruidoso silencio.
lo vimos rugir y perforar las nubes.
lo vimos flagelar los cirros y los cúmulos
y los estratos,
flagelar la atmósfera, inquisidor e imperdonable,
dejando una estela a su paso.

el cañonazo lo partió todo.

¿cuándo terminará de acabar el mundo?
creo que te gustaría.
creo que te gustaría estar
para el Apocalipsis.
creo que lo disfrutarías.
creo que sería un poco más fácil.
creo que sería
menos apocalíptico.

la artillería descargó un cañonazo sobre el mar.

lo vimos desde la playa,
desde la misma playa,
la misma playa de siempre.
viniendo por las mismas calles,
las mismas calles de siempre.
este mundo imaginado entra en una foto.
entra en una botella.
playas, calles, mar, nubes,
batería,
espectros,
todo este mundo entra en una botella.
todo este mundo entra en una caja.
todos los mundos entran
en una caja
y en una caja entran
infinitos mundos.
todos los mundos están hechos
todos de historias
y todas las historias
entran en una caja.

la artillería descargó un cañonazo sobre el mar.

todas las cajas entran en un mundo.
todos los mundos entran en una historia.
cajas, mundos, historias,
ontologías fundamentales, fundacionales
de este mundo incompleto,
este armatoste inerte y defectuoso
pronto a colapsar
bajo el peso de la segunda persona.

este armatoste frágil e inestable,
corroído desde adentro por espectros
y nostalgias.
cajas, mundos, historias,
espectros, nostalgias.
me pediste que sostenga el armatoste,
que preserve
sus ontologías fundamentales
pero no me dijiste cómo.

la artillería descargó un cañonazo sobre el mar.

retumbó en la playa. en la caja.
retumbó en las ontologías fundamentales.
en lo que es y lo que aparece,
en lo que fue y lo que viene siendo,
en lo que era,
lo que será,
lo que hubiera sido.
tó ón.
todo lo que es, todo lo que vendría-a-ser.
retumbó en la estructura endeble
de este armatoste-mundo-caja-historia,
pegado con mocos, babas, y guiones
y espectros y nostalgias.

me quiero ir,
pero no puedo.
porque no hay a dónde.
no hay nada fuera del armatoste-mundo.
esta es su ontología fundamental:
el poder caerse en cualquier momento.

la artillería descargó un cañonazo sobre el mar.

por eso he venido aquí.
por eso he creado este mundo,
en una botella, en una caja.
porque se me cae el armatoste-mundo.
porque tengo miedo de no saber.
de no poder
llenarlo de historias y poblarlo de
ontologías fundamentales.
porque los mundos que yo creo
se pueblan de espectros y nostalgias y
me quiero ir
pero no puedo porque no hay a dónde.

por eso he venido a este mundo,
a este armatoste-dentro-de-otro-armatoste.
por eso he venido a esta playa.
por eso disparan los cañones.
por eso nos tomamos de la mano
y lloramos algo que falta, siempre, algo
le falta al armatoste-mundo.

la artillería descargó un cañonazo sobre el mar.

pero a mí me hiciste historia,
a mí me escribiste mundo.
mundo historia caja espectro nostalgia
ontología botella armatoste
calles playa miedo nubes.
a mí me escribiste mundo que escribe mundos.
se tenía que hacer y se hizo.
y tengo miedo como tú tuviste miedo
y se me sacuden los armatostes
como se te sacudían a ti
y me falta algo siempre
como te faltaba a ti
y me pesa la segunda persona
como te pesaba a ti.

y creo que te gustaría esto
porque me gusta a mí.
creo que lo disfrutarías
porque lo disfruto yo.

la artillería descargó un cañonazo sobre el mar.

estas son mis nuevas ontologías fundamentales.
estas son mis calles
ocupadas por espectros y nostalgias.
este es mi mundo imperfecto,
incompleto,
este es mi armatoste endeble,
esta es mi playa y mi mar.
estas son mis nubes,
mis historias, mis cajas.

me hiciste historia que hace mundo,
y mis mundos, como historias,
tienen vacíos y a veces no funcionan,
tienen conflictos y a veces no resuelven,
y colecciono mundos imperfectos
e incompletos
de ontologías fundamentales incomprensibles.

y creo que te gustarían,
porque me gustan a mí.

la artillería descargó un cañonazo sobre el mar.

desde la playa,
la misma playa de siempre,
contamos los disparos.
los vimos retumbar,
como nostalgias acercándose violentas,
amenazantes.
y luego,
de repente,
ceder.
las nostalgias se acercaron
como gatos,
vanidosas y altaneras,
pero juguetonas. engreídas.
nos envolvieron en un calor extraño,
que nos quemaba desde adentro,
que se sentía familiar.
como si hubieran estado siempre,
como si fueran lo que faltaba,
aunque siguiera faltando.

la artillería descargó un cañonazo sobre el mar.

las calles seguían desiertas
salvo por los espectros.
los escuchamos desde la playa,
jugueteando, causando estragos,
dejando vacíos.

mis mundos son imperfectos,
a veces apocalípticos.
pero creo que te gustarían.

la artillería descargó un cañonazo sobre el mar.

el estruendo retumbó en la estructura.
vimos el sol empezar a ponerse
en los confines del armatoste-mundo.

volveremos aquí muchas veces.
pasaremos aquí muchas tardes.
crearemos aquí múltiples
ontologías fundamentales.

este lugar está más allá
de la felicidad y de la tristeza.
este lugar está lleno de nostalgias,
de todo lo que es
y todo lo que vendría a ser.

este es un buen lugar
para tener miedo.

la artillería descargó un cañonazo sobre el mar.

en el horizonte,
una gigantesca bola de hidrógeno empezó a desaparecer
con la vehemencia de una urgencia inminente.

desde la playa contamos los disparos.
el mundo en la botella empezó a desarmarse.
las nostalgias se dispersaron, asustadas.
los espectros apenas si se dieron cuenta.

ya no me quiero ir,
pero sé que volveré.
cuando me falte algo.
cuando tenga miedo.

el armatoste aguantó el peso de la segunda persona.
creo que te gustaría.

la artillería descargó un cañonazo sobre el mar.